Modelo Alzira

Ensalzar el ‘modelo Alzira

Hace unos días se celebró en Castellón un acto electoral del PP que se centró, como titula el periódico Mediterráneo, en “ensalzar el modelo sanitario valenciano, basado en la combinación de la inversión pública y privada”.

La satisfacción que sentí al leer la noticia solo se ha visto enturbiada porque a los que hicimos el cambio de modelo sanitario, que encontramos al llegar a la Generalitat del Gobierno presidido por Eduardo Zaplana, ni se nos invitó, ni se nos citó. Aquel cambio sanitario, de 1996 al año 2000, se basó, no en una combinación de inversión pública y privada, sino en la introducción en la sanidad pública de criterios de gestión empresarial. El mayor exponente de ese cambio fue la puesta en marcha del modelo Alzira, que es la concesión de un servicio público a una empresa privada.

Modelo Alzira

El modelo Alzira, con su gestión de empresa, estaba previsto introducirlo en todos los centros públicos mediante la cesión por la Conselleria de Sanidad de la gestión económica y sanitaria en cada hospital. Aquello que fue el resultado de un grupo de estudio que se reunió en Forcall en el año 1999 y cuyas conclusiones se recogieron en el programa electoral de Partido Popular, que redactó Alicia de Miguel, portavoz después del Gobierno valenciano. Aquella histórica propuesta quedó desgraciadamente recortada en su aplicación. El famoso modelo sanitario del modelo Alzira, que se imparte en los mejores másteres de gestión de todo el mundo, no se aplicó al resto de nuestros hospitales, que debían gozar de autonomía financiera y organizativa.

Desde el año 1995 al 2000 en Castellón se construyeron dos hospitales (La Plana y se tomó la decisión de rehabilitar y remodelar el Hospital Provincial) y 14 centros de salud. Comprendo que en la situación financiera de hoy no se puedan abordar la construcción de tantos centros y hospitales. Pero en esta etapa de déficit económico es cuando hay que gestionar mejor. Nosotros, desde nuestra responsabilidad de gobierno, pusimos en marcha el uso de los medicamentos genéricos, abrimos los quirófanos por la tarde, se anunció en Les Corts el nuevo Hospital de la Fe, que ha tardado 12 años en construirse. Propusimos la opción para que los ciudadanos pudieran elegir médico y hospital. También fuimos pioneros en construir los hospitales con habitaciones individuales en  modelo Alzira, La Plana y otros centros sanitarios.

Todo ello fue posible gracias a un gran equipo: Juan Oliver, Roberto Roig, Diego Castell (que puso en funcionamiento el CICU y unas 40 SAMU, cuando solo habían 3), José Rico, Rubén Moreno, Marciano Gómez, Pompeyo Esparza, Gaspar Peral, Francisco Bueno y Bartolomé Pérez Galvez. Y, sobre todo, los magníficos directores de hospitales, que supieron gestionar maravillosamente los avatares a los que tuvimos que hacer frente. Todo ello hizo posible que la lista de espera quirúrgica pasase de 57.000 enfermos a 7.000. Ello fue consecuencia del cambio que se produjo en el quehacer de nuestro personal sanitario y especialmente de los médicos, que recobraron su protagonismo profesional con un complemento C.

Efectivamente, la sanidad valenciana de 1995 al 2000 fue innovadora en toda España.

Ahora todos estamos muy satisfechos de que aquella buena gestión de la sanidad valenciana. Aquella magnífica gestión servirá para que gane las próximas elecciones mi buen amigo Francisco Camps, que por cierto fue compañero en el Gobierno valenciano en la legislatura de 1995 a 1999, en una etapa apasionante de nuestra reciente historia.

Para saber más sobre el Modelo Alzira visita la vanguardia

Pau Herrera

Pau Herrera, nuevo presidente de la Asociación Española de Directivos

Pau Herrera ha sido nombrado presidente de la Asociación Española de Directivos (AED) para los próximos tres años en sustitución de Ramon Adell, que ha ocupado el cargo desde el año 2000 y ha agotado estatutariamente los mandatos, ha informado este martes la organización.

Pau Herrera (Barcelona, 1967) es fundador y director general de Grupo BPMO, especializado en comunicación empresarial, y actualmente es presidente del comité ejecutivo del Barcelona Centre de Disseny (BCD), miembro del pleno de la Cámara de Comercio de Barcelona y del comité ejecutivo de Turismo de Barcelona.

La nueva junta directiva, nombrada este lunes por la noche en Barcelona se completa con cuatro vicepresidencias: Enric Casi (Mango), Socorro Fernández (Copisa), José María Jordá (Confederación Española de Directivos de Empresa), y Juan Torras (Egon Zehnder).

El nuevo equipo ha manifestado que se plantea como principal reto reforzar el papel de la entidad como punto de encuentro del máximo número de directivos de todas las generaciones y sectores, así como promover, representar y prestigiar la figura del directivo ante la opinión pública.

Durante la asamblea, Pau Herrera remarcó su voluntad de promover el crecimiento de la entidad, ampliar y diversificar los servicios a los socios, fortalecer su papel como generadora de conocimiento sobre la función directiva y “desarrollar un papel social y político más activo en línea con la relevante labor que los directivos ejercen en el progreso económico del país”.

Así, la nueva junta ha afirmado que apostará por mantener las relaciones institucionales y corporativas, y que, además de los actuales acuerdos con el Parlament de Catalunya y la Asamblea de Madrid, explorará nuevos acuerdos con entidades nacionales e internacionales.

Pau Herrera ha asegurado también que tendrá una especial sensibilidad por los directivos emprendedores y por los jóvenes: “Ellos tendrán gran parte de la responsabilidad en la recuperación económica y queremos aportarles las herramientas de conocimiento para que puedan convertirse en los líderes que necesitamos”.

Fundada en 1996 en Barcelona, la AED agrupa a más de 1.700 directivos de distintos ámbitos profesionales, y cada año organiza más de 100 actividades entre conferencias, foros sectoriales, jornadas y almuerzos-coloquios.

Para más información sobre Pau Herrera visita la vanguardia

Pau Herrera

Pau Herrera: “España tiene una buena cantera de directivos por sus cualidades y valores”

El presidente de la Asociación Española de Directivos (AED), Pau Herrera, ha destacado que España cuenta con una buena cantera de directivos, con gran nivel, por sus valores y cualidades en gestión, visión estratégica y global, empatía, creatividad y capacidad de improvisación.

En una entrevista de Europa Press a pocos días que se produzca el relevo en la presidencia de la entidad tras dos mandatos, ha defendido la figura del directivo como uno de los motores que mueve la economía, exporta y crea empleo.

Según Pau Herrera, las competencias directivas y la cultura del management latinoamericano, en el que además de toda América Latina se suma España y Portugal, son muy bien valoradas por las compañías, sobre todo cuando buscan perfiles que requieran imaginación, flexibilidad y capacidad de entender otras culturas distintas.

Para el presidente de la AED, las mejores cualidades que él aprecia en un directivo son: saber escuchar, humildad, perseverancia, liderazgo y capacidad de trabajo y comunicación

En cuanto a la imagen que pueda tener el ciudadano sobre los directivos ante ciertos bonus o tarjetas black, reconoce que en determinadas ocasiones se ha percibido como una figura “denostada e incluso demonizada”, pero defiende no generalizar y pone en valor la contribución del directivo para la economía productiva.

En este sentido, opina que el directivo es como un deportista, a veces con una vida corta, más en según qué compañías en la que entra para hacer un trabajo y tiene una retribución y responsabilidad acorde con ello, aprobada por unos accionistas que le dan la confianza y pasando por varias comisiones de control.

Además, más allá de algunos casos mediáticos, asegura que hay una voz silenciosa, la de muchos de directivos, que han mantenido o se han bajado el sueldo o que han perdido su puesto durante la crisis y deben reinventarse para regresar al mercado laboral.

“Algunos han tenido que irse fuera para internacionalizar la empresa, priorizando la empresa a la familia para salvar puestos, con un elevado coste personal”, asegura, tras defender que la realidad del asociado es la de un directivo que se reinventa constantemente ante un mundo que avanza rápido.

BALANCE DE MANDATO

Desde 2010, la asociación ha aumentado su masa social casi un 20%, con cerca de 2.000 socios, y el presupuesto se ha duplicado, hasta un millón de euros.

“Se ha crecido en masa social, actividades y servicios, y dejamos una entidad que podrá crecer de forma exponencial”, ha apuntado Pau Herrera.

La AED tiene sede en Barcelona, Madrid y Valencia, ha sumado Canarias y Galicia, y abrirá dos nuevas plazas en los próximos meses para dar respuesta a las necesidades de directivos de otros territorios.

Según Pau Herrera, ahora el socio pide más visibilidad, influencia y que se le represente, visualizar su trabajo, fomentar intercambio de experiencias y conocimiento, además de representarle a nivel internacional de la mano de AED Global .

Gracias a esta iniciativa, la AED será reconocida como entidad consultiva de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la reunión del Consejo Económico y Social de este organismo, que se celebrará los próximos días 25 y 26 de julio en Nueva York.

Con este nuevo estatus, la entidad podrá profundizar en la contribución de los directivos sobre los grandes problemas de la agenda global y facilitará llevar la voz de los directivos ante importantes actores internacionales.

Como más ejemplos de nuevos proyectos y formatos, Pau Herrera cita la Escuela de Consejeros, que ha llegado a su segunda edición, de la mano de IESE y KPMG, para hacer un curso de directivos diferente, con parte académica y práctica, con éxito de participación y al que se puede acudir por invitación.

La AED, creada en 1996 bajo el impulso de Isidro Fainé, tiene como misión contribuir a la mejora individual y colectiva de los profesionales que lideran las organizaciones.

Para más información sobre Pau Herrera visita la expansión